May is National Stroke Month 
 
sábado, 05 enero 2008 
 
 
Stacey Coffey, RN, BSN, coordinadora del programa de neurociencias de Frye Regional Medical Center 
Si alguno de sus seres queridos estuviera con muchísimo dolor de pecho, atravesando lo que parecería ser un ataque cardíaco, o si usted fuese testigo de que alguien está sufriendo lesiones graves, probablemente llamaría de inmediato al 911 para que esa persona pueda recibir atención médica lo más pronto posible. ¿Qué pasa si observa que, de repente, alguien pierde la capacidad de hablar o mover partes del cuerpo, o tiene problemas para ver? ¿Reaccionaría de la misma manera? Seguramente la respuesta es sí, siempre y cuando identifique los síntomas de un accidente cerebrovascular.

Según Stacey Coffey, RN, BSN, coordinadora del programa de neurociencias de Frye Regional Medical Center, saber cuáles son los síntomas y reaccionar de inmediato puede salvar la vida de una víctima del accidente cerebrovascular e incluso aumentar las probabilidades de una recuperación exitosa.

“Cuando una persona está sufriendo un accidente cerebrovascular, cada minuto cuenta. A pesar de ello, la media de pacientes con esta afección espera más de doce horas antes de ir a una sala de emergencia, y muchos esperan aún más tiempo, incluso un día entero,” explica Coffey. “El accidente cerebrovascular se produce cuando el flujo sanguíneo hacia el cerebro se interrumpe. Cuando una persona comienza a tener un accidente cerebrovascular, las células del cerebro de la zona periférica empiezan a morirse porque dejan de recibir el oxígeno y los nutrientes que necesitan para funcionar. Este es el motivo por el que la atención médica inmediata es necesaria,” agrega.

Los pacientes con esta afección que reciben tratamiento dentro de la primera hora del ataque son quienes más probabilidades tienen de sobrevivir y prevenir las discapacidades. El mejor momento para atender a la mayoría de los pacientes con accidente cerebrovascular es entre las tres y las cuatro horas de haber ocurrido el ataque. Después de las seis horas, los estudios demuestran que el beneficio puede ser escaso o nulo.

Existen dos tipos principales de accidente cerebrovascular. El más común se denomina accidente isquémico y se produce cuando un coágulo sanguíneo bloquea o tapona un vaso sanguíneo o arteria del cerebro. Estos tipos de accidentes pueden tratarse con un fármaco llamado t-PA (activador tisular del plasminógeno), que disuelve los coágulos sanguíneos, si el paciente recibe atención médica dentro de las primeras tres o cuatro horas del episodio. El segundo tipo principal de accidente cerebrovascular es el hemorrágico, que se produce cuando un vaso sanguíneo se rompe y sangra dentro del cerebro. Los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos no pueden tratarse con t-PA. Generalmente, es necesaria una cirugía para tratar de aliviar la presión o liberar los coágulos que se forman por este tipo de accidentes. En ambos casos, el tiempo es esencial para que el tratamiento tenga éxito.

Existe otro tipo de ataque cerebral que puede considerarse un signo de que un accidente cerebrovascular isquémico está por producirse. Los ataques isquémicos transitorios, o "mini accidentes cerebrovasculares", ocurren cuando el flujo sanguíneo hacia el cerebro se bloquea en forma transitoria. Quienes lo sufren pueden perder la visión o tenerla borrosa en ambos ojos, sentir hormigueo o entumecimiento en la boca o ser incapaces de hablar con claridad. Los efectos de los accidentes isquémicos transitorios (AIT) pueden durar solo unos pocos minutos o incluso un día entero, pero esto no significa que deban ser ignorados. Un AIT puede ser una advertencia de un accidente cerebrovascular. Se estima que aproximadamente el 15 por ciento de los pacientes que sufren un AIT tendrán un accidente cerebrovascular antes del año de haber tenido el AIT.

Además de los AIT, existen otros signos de alarma de un accidente cerebrovascular. Estos incluyen: 

  • Entumecimiento o debilidad repentina de la cara, brazo o pierna, especialmente de un lado del cuerpo.
  • Confusión o dificultad abrupta para hablar o entender.
  • Problemas repentinos para caminar, mareos o pérdida del equilibrio o la coordinación.
  • Súbito dolor de cabeza sin causa aparente.
  • Visión doble o borrosa, náuseas o vómitos.

Recuerde, no todas las personas que sufren un accidente cerebrovascular tendrán estos síntomas y, a veces, éstos pueden irse y volver a aparecer. Llame de inmediato al 911 si usted o alguna persona que conoce experimenta uno o más de estos síntomas. Cuanto más rápido reciba tratamiento médico, mayores serán las probabilidades de sobrevivir y curarse.

Si desea más información acerca del accidente cerebrovascular, comuníquese con Stacey Coffey, de Frye Regional Medical Center, marcando 828-315-3984. Si necesita una derivación médica, llame al 828-315-3391 o al 1-800-339-8758.

Frye Regional Medical Center es un centro de atención aguda con 355 camas, ubicado en 420 North Center Street, en Hickory. Desde el año 1911, el hospital atiende las necesidades médicas y de salud del condado de Catawba. El campus principal del hospital está conformado por un centro integral de cardiología, ortopedia, cirugía bariátrica, rehabilitación para pacientes internos y ambulatorios, unidad de cuidados para la recuperación, pediatría, centro para las neurociencias, centro del cáncer y pabellón de la mujer. Frye cuenta con varios campus adicionales para atender a las familias de toda el área, entre los que se encuentran FryeCare, un centro de diagnóstico para pacientes ambulatorios, rehabilitación cardiopulmonar, el Centro Frye de Información y Bienestar, que alberga al Centro de Cuidados y Autocontrol de la Diabetes, cursos de educación perinatal y para el bienestar de la comunidad, cuidados de infusión, Terapia Piedmont, que ofrece rehabilitación deportiva e industrial, South Campus de servicios psiquiátricos, el Centro Tate de Cirugía, el Centro Unifour para el Tratamiento del Dolor, Neumonología Unifour, dos centros de atención médica de urgencia y el Centro de Venas y Heridas. Para los empleadores, Frye cuenta con servicios de atención de salud para la industria mediante Hart Industrial Clinic, Oakwood Place, un programa sobre abuso de sustancias para pacientes ambulatorios, y nuestras instalaciones para atención de urgencia. Frye Regional Medical Center está acreditado por la Joint Commission, el organismo de acreditación hospitalaria más antiguo e importante del país.  

 
 
 
 
 
Información Relacionada
Síndrome del Túnel Carpiano
[Recursos de salud]
Epilepsia
[Recursos de salud]
Radiografías del cráneo
[Recursos de salud]
Arteriograma cerebral
[Recursos de salud]
Tomografía por emisión de positrones (TEP)
[Recursos de salud]
Tomografía Computarizada (TC o TAC) del Encéfalo
[Recursos de salud]
Resonancia Magnética Nuclear (RMN) del Encéfalo y la Médula Espinal
[Recursos de salud]
Electronistagmografía (ENG)
[Recursos de salud]
Servicios de neurología
[Hospital Información y Servicios]
Más...