Nuevo tratamiento para pacientes con cáncer hepático 
 
martes, 28 mayo 2002 
 
 

Frye Regional Medical Center y el Dr. Terry Sarantou, oncólogo quirúrgico, están haciendo equipo para ofrecer un nuevo tratamiento para pacientes a los que se les han diagnosticado tumores hepáticos inoperables. Los tumores en el hígado se pueden destruir mediante ablación de radiofrecuencia, lo que permite a los cirujanos llegar de manera más precisa al área afectada.

La ablación de radiofrecuencia se puede realizar insertando una sonda del tamaño de una aguja dentro del tumor. La sonda tiene extensiones de tipo sombrilla que llegan al tumor y emiten ondas de radiofrecuencia que generan calor, entre 80-100 oC ó 176-212 oF. El procedimiento está diseñado para matar al tumor y la cirugía en general no es necesaria para quitar el tejido muerto, debido a que el hígado se puede regenerar y absorber el tejido muerto con el tiempo.

"El cáncer hepático ha sido difícil de tratar debido a que es una de las formas más malignas de cáncer", dijo Sarantou, Director médico de FRMC Cancer Program. Como una persona que sólo realiza cirugía oncológica, Sarantou es un cirujano de hígado experimentado y ha realizado varios procedimientos de ablación de radiofrecuencia de tumores hepáticos no operables.

El hígado realiza funciones cruciales en el cuerpo, tales como almacenar vitaminas y nutrientes, descomponer y procesar nutrientes para que los use el resto del cuerpo, formar los factores de coagulación para evitar desangrase y tapar los vasos sanguíneos dañados, y produce una proteína sanguínea llamada albúmina. Debido a su importancia, una persona no puede sobrevivir sin hígado, y los tumores que son muy grandes no son muy viables para quitarlos quirúrgicamente.

"El tejido viable del hígado se puede perder cuando un paciente pasa por una cirugía para cortar un tumor", dijo Sarantou. "Al usar la ablación de radiofrecuencia, los cirujanos pueden llegar de manera precisa al tumor y respetar las secciones del hígado que no tienen crecimiento canceroso".

Menos del 30 por ciento de los pacientes que sufren de cáncer de hígado primario y de cinco a 10 por ciento de los que tienen cáncer de hígado secundario, o un cáncer que se ha diseminado del hígado hacia  otras partes del cuerpo, pueden someterse a cirugía para que les quiten los tumores. Para quitar un tumor, se tiene que quitar mucho tejido, incluyendo tejido saludable del hígado. La ablación de radiofrecuencia ofrece a los pacientes y a los médicos una alternativa a la cirugía agresiva.

"Con los avances tecnológicos que permiten a los cirujanos dirigirse de manera más precisa a los tumores, tales como la ablación de radiofrecuencia o la criocirugía que congela un tumor, los doctores están mejor equipados para tratar a los pacientes con opciones de tratamiento relativamente seguras, fáciles y más predecibles que con cirugía tradicional", dijo Sarantou.

Sarantou dijo que más gente que sufra de tumores metastáticos en el hígado se pueden beneficiar con este tratamiento. En Estados Unidos,  el tumor que se disemina con más frecuencia al hígado es el cáncer de colon y de recto. Más de 130,000 hombres y mujeres en Estados Unidos reciben un diagnóstico de cáncer colorrectal cada año, y hasta una cuarta parte de esta cantidad tiene enfermedad metastática al hígado en el momento del diagnóstico. Solamente uno de cada cuatro pacientes es candidato para que le retiren los tumores con cirugía debido a que con frecuencia es una diseminación extensa de la enfermedad y se tiene que quitar la mayor parte del hígado. La ablación de radiofrecuencia puede ser una opción para pacientes que tengan el cáncer diseminado hacia el hígado. Los pacientes que sufren de cáncer de hígado en general reciben tratamiento con quimioterapia y también pueden ser candidatos a este tratamiento después de haber pasado por ablación de radiofrecuencia para quitar los tumores hepáticos.

De acuerdo con la American Cancer Society, cada año se diagnostican 15,300 casos nuevos de cáncer hepático en Estados Unidos. Cada año, 13,800 personas mueren de esta enfermedad. Aunque se desconocen las causas exactas del cáncer hepático, los investigadores han encontrado algunos factores de riesgo que pueden incrementar las posibilidades de que una persona desarrolle tumores hepáticos. Estos incluyen una infección con hepatitis B ó C, cirrosis hepática (tejido con cicatrices) que se pueden causar por abuso de alcohol o una acumulación de hierro en el hígado, una exposición a algunas sustancias químicas tales como el tabaco, esteroides anabólicos y alfa toxinas. El cáncer hepático también se puede causar cuando el cáncer en otra parte del cuerpo tenga metástasis o se disemine al hígado.

El cáncer hepático en general no se detecta en las etapas tempranas debido a que pocas veces hay síntomas o signos, sino hasta que éste está más avanzado. Los síntomas incluyen la pérdida de apetito, la pérdida de peso, ictericia (color amarillo o verde en la piel y los ojos) y dolor en el área del estómago.

Para mayor información sobre la ablación de radiofrecuencia para llegar a los tumores en el hígado, llame a Frye Regional Medical Center al 324-3391.

 

 
 
 
 
 
Información Relacionada
Oncología
[Recursos de salud]
Noticias y artículos
[Hospital Información y Servicios]
Español
[Hospital Información y Servicios]
Recursos en la Red - Oncología
[Recursos de salud]
Recursos en la Red - Hematología y Trastornos de Sangre
[Recursos de salud]
Recursos en la Red - Hematología y Enfermedades de la Sangre
[Recursos de salud]
Consistentes con los pacientes no asegurados
[Hospital Información y Servicios]
Recursos en la Red - Trasplantes
[Recursos de salud]
Terapia Hormonal Para Cáncer De Próstata
[Recursos de salud]
Más...